sonic

Por mucho que yo pretenda sacarle punta, un píxel es un píxel. Cuadradito indivisible, las partículas subatómicas las dejamos para otro día.

Y claro, si aun así, lo intentas llegas a una conclusión: Cuantos más píxeles haya, más punta se le podrá sacar a lo que se haga con ellos.

Como de todos es sabido, a la gente le gusta que haya más. De cualquier cosa, da igual. Pero como esto va de tesnología, me dejo de marear la perdiz y me centro. Os hablo de… La Batalla del Píxel!

Si seguís blogs tecnológicos más serios que nuestra humilde morada vereis que se esta dando una curiosa competencia, fundamentalmente en el mundo de la telefonía movil: Ahora eres un fabricante de mierda si no metes una pantalla FullHD en un móvil con una pantalla de 4 y pico pulgadas de diagonal.

HTC, Sharp y la china Oppo ya los tienen por ahi, LG, Samsung y Sony no tardarán. Y Apple supongo que tampoco, pero amos, que el iPhone 5 ya pasa de los 300 píxel por pulgada, que es el límite reconocido de máxima resolución percibida por el ojo humano.

No va solo de móviles la cosa, se oyen por ahi cosas como “Es que una pantalla de 21 pulgadas con una resolución de sólo 1920×1080 es una mierda”. Pues no se, pero yo tengo una 21″ FullHD y sin toquiñear los ajustes del sistema, la letra por defecto queda más bien chiquitaja.

oppo-find

Y esta moda… para qué sirve? Pues mover una resolución mayor implica o bien, una velocidad menor del sistema al tener que trabajar más con los gráficos o un uso de un procesador gráfico más potente y que por un lado será más caro y por el otro, consumirá más energía. Es decir, mientras los smartphones ya sufren de un grave mal endémico como es la poca duración de su batería, añadimos un ingrediente para reducirla aun más, en aras de la alta tecnología inútil.

Si inútil parece una palabra demasiado fuerte, al menos podemos decir que se trata al menos de mejoras subjetivas del producto, un sobrecoste debido a una sobrecalidad imperceptible, al estilo de los cables de gama superalta para audiófilos, que pueden escuchar una diferencia que numerosos test de doble ciego han sido incapaces de demostrar. Porque Superman también necesita un móvil, que os creeis.

Todo es cuestión de mercadotecnia, si los fabricantes se lo proponen, conseguirán que ser la persona con más píxeles del barrio sea el deseo por antonomasia. La sociedad dará un vuelco, el dinero perderá su valor, la gente pagará el pan con píxeles. Y un ciego con una pantalla QHD integrada en un llavero con forma de Piolín será el rey del mundo.

Quizás esté desvariando, pero yo prefiero quedarme con mis píxeles, que son pocos, pero bien gordos.

!

Anuncios