LG Flatron W2261V 550

Que bonicos son en las fotos de catálogo, impolutos y sin un solo berrete. Lo sacas cuidadosamente de la caja, le quitas las protecciones, lo pones encima de la mesa, lo montas y dices “Copón, que bien se ve”. Acto seguido esturnudas violentamente sin tener tiempo de taparte y llenas de mocos la pantalla. Y ya nunca volvió a estar igual de limpia.

A lo mejor tal y como lo he descrito no le ha pasado a todo el mundo, pero el que no se sienta identificado hasta cierto punto es que no ha tenido nunca ordenador. Desde polvo mal quitado con un trapo húmedo hasta los infames dedazos (quien le manda a nadie tocar la pantalla de un ordenador?) limpiar un monitor, especialmente los que no tienen protección frontal y solo tienen ese acabado como de plastico rugosillo, es una odisea.

Para dejarlo como nuevo hay montones de métodos “infalibles”, desde los productos específicos para pantallas hasta trapos húmedos, limpiacristales, alcohol… y yo he probado mil cosas sin librarme de una eterna cantidad de berretes.

Hasta que por alguna razón un día se me ocurrió probar con algo especialmente surrealista.

20141101_234348

No me pregunteís que coño pasó por mi cabeza para probar a limpiar el monitor con toallitas desmaquillantes del Lidl, pero el resultado fue absolutamente espectacular. El método simplemente quitar el polvo de la pantalla con un trapo, pasar la toallita sin hacer demasiada presión por toda la pantalla y secar suavemente con un paño suave que no tire pelusa. Y vale. Con un producto que obviamente no está destinado a ello y más barato que muchas guarradas especializadas que solo ensucian más.

He probado estas del Lidl y creo que unas de Mercadona y ambas fueron muy muy bien. Lo único que hay que tener en consideración es que no sean jabonosas, porque eso enguarraría grandemente la pantalla. Si no os queda claro leyendo el paquete y los ingredientes siempre podeis tirar de madres, novias y/o hermanas 😛

Anuncios