Hace ya unos meses, me encontré por una conocida tienda china de cachivaches electrónicos una curiosa oferta.

Y pese a que cualquier persona en su sano juicio desea vivamente ser estafado, sinceramente creía que no tardarían mucho en darse cuenta de que quizás deberían contratar a alguien que les revisara su página en castellano, más que nada para que Google Translate deje de meterles continuamente la palabra “estafa” entre las características de los smartphones y tablets.

Pero está claro, hay gente que no aprende…

Leer el resto de esta entrada »